Nuevos brotes de bambú

Normalmente entre primavera y finales de verano se produce un impresionante espectáculo en el suelo de la bambunera. Poco a poco van apareciendo protuberancias de diferentes grosores - muy espectaculares en las variedades gigantes- en la superficie del suelo, cerca o un poco más alejadas de la planta madre, según la variedad de bambú. Son los nuevos brotes que anualmente salen de la planta y se transforman en cañas en unas pocas semanas o meses.

El cuidador del bosque se alegra enormemente de ver su laborioso trabajo -de todo un año- recompensado con estos nuevos brotes, que de forma entusiasta cuenta y recuenta al pasar de los días, esperando que salgan más y más. Pero la realidad es que por extraño misterio de la naturaleza salen sólo los que tienen que salir, según los cuidados que haya recibido la planta y las condiciones climatológicas que haya soportado.

La caña sale del suelo como propulsada y experimenta un crecimiento rápido y espectacular. Cuando alcanza su altura definitiva es cuando empieza a desarrollar las ramas laterales, que saliendo de forma alternada de la izquierda y de la derecha ( a la derecha de un nudo y a la izquierda del siguiente) van cubriendo y vistiendo la vertical formación de un verde claro u oscuro, que mecido por la brisa produce un sonido relajante y embriagador.

Ya está aumentando en volumen toda la exuberante masa verde que, poco a poco, va a formar el bosque que dará cobijo y en el que anidarán
aves diversas. Este bosque también aportará su granito de arena al equilibrio del ecosistema y al bienestar de los seres que transiten por él.